jueves, 21 de junio de 2012

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el
Señor, y en el poder de su fuerza.

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que
podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
Porque no tenemos lucha contra sangre y carne,
sino contra principados, contra potestades, contra los
gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra
huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
Por tanto, tomad toda la armadura de Dios,
para que podáis resistir en el día malo, y habiendo
acabado todo, estar firmes.
Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con
la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,
y calzados los pies con el apresto del evangelio
de la paz.
Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que
podáis apagar todos los dardos de fuego del
maligno.
Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada
del Espíritu, que es la palabra de Dios;
orando en todo tiempo con toda oración y súplica en
el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y
súplica por todos los santos;
y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada
palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del
evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que con
denuedo hable de él, como debo hablar.

Carta a los Efesios capítulo 6: 10 al 20

1 comentario:

  1. Reciban muchas bendiciones desde El Salvador, Centroamerica, les comparto mi testimonio de sanidad para la gloria de Dios en mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar