martes, 12 de abril de 2016



El Tabernáculo de Dios dado a Moisés, figura y sombra de las cosas celestiales.

Carta a los Hebreos Cap. 8

8:1 Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos,
8:2 ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre. 
8:3 Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer. 
8:4 Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley; 
8:5 los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.


Todos los días tenemos el privilegio de entrar al ''LUGAR SANTISIMO'' en la presencia de Dios, Cristo Nuestro Señor nos dice que podemos acercárnos confiadamente al TRONO de SU GRACIA!!! (Hebreos 4:16) 

Gloria a Dios y Gloria a nuestro Señor y Salvador, Jesucristo!

El Señor Jesucristo es ahora nuestro Sumo Sacerdote!